domingo, 4 de septiembre de 2016

Necesitamos cambiar

La Tierra, nuestro hogar, el bello desastre del que nosotros formamos parte. Si nos fijamos lo suficiente, veremos que estamos llenos de contradicciones y que estas son, precisamente, las que definen la vida. Incluso la propia vida tiene su cara opuesta de la moneda: la muerte.


Sin duda la vida y la muerte son inevitables. Son "cualidades" que todos poseemos, mas lo que diferencia unas de otras es lo que se haga con ellas. Se dice que vivimos en un mundo cada vez más hostil, y es cierto; pero, ¿no será así porque nosotros lo fomentamos?


Vivimos en una era en la cual el poder, el dinero, las cosas materiales o los intereses de unos pocos prevalecen sobre la vida. ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI sigan existiendo cosas como la pobreza, el hambre o las guerras? Uno supondría que, tras las incontables experiencias que llevamos a nuestras espaldas, habríamos escarmentado y habríamos aprendido a valorar la vida en todas sus formas. Sin embargo, continuamos enterrados en nuestro propio pasado, negándonos a salir de nuestra "zona de confort".


Raro es encontrarse con personas capaces de ver más allá de prejuicios, estereotipos, intereses y supuestos para afrontar la injusta realidad. El problema no es sólo ya encontrar a esa gente, sino que esta se haga oír, y no es porque no pongan sus esfuerzos en ello, es que hay demasiado ruido como para que todos les prestemos atención.


Hoy en día los líderes mundiales y los de las distintas naciones buscan distraer a los ciudadanos del problema en lugar de afrontarlo y, por lo visto, lo están consiguiendo; puesto que la mayoría preferimos hacer oídos sordos y dejarnos llevar por sus vanas promesas. Las palabras son valiosas, mas los actos lo son más si cabe. Da igual que nuestras palabras promuevan tolerancia, respeto, paz y amor si nuestras acciones no lo hacen.


No se puede negar que la violencia, el odio y la intolerancia sean partes inherentes a la naturaleza humana, pues lo son tanto como sus antónimos. No obstante, ya es hora de que controlemos estos aspectos negativos y los superemos tornándolos en positivos; hemos de madurar como sociedad y aceptar estos defectos humanos a fin de evitar los comportamientos que derivan de ellos.



Es el momento de abrir los ojos y de mejorarnos a nosotros mismos para mejorar el mundo.





1 comentario:

  1. Cándida Lupus, mis felicitaciones. Estoy muy de acuerdo con tu visión de nuestro mundo actual.
    Quiero pensar que a pesar de la estupidez humana, poco a poco nos iremos dándonos cuenta de que no vivimos solos y que Tierra solo tenemos 1 (espero que para entonces no sea demasiado tarde...).
    Me ha gustado mucho, tanto el tema como la forma de expresarlo. Sigue así.
    Ya tienes una nueva lectora y seguidora ;)

    ResponderEliminar

Los comentarios y aullidos nocturnos dan vida a este blog. Anímate a contarnos que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.